Revista española del deporte,Sport Training. Noticias atletismo

Desde el pasado miércoles y hasta el domingo se está disputando en Barcelona el Campeonato del Mundo de atletismo en categoría júnior, y en la tarde del jueves llegó la primera medalla para el equipo español: la gallega Ana Peleteiro se proclamó campeona del mundo de triple salto.

No podemos considerar menos que ¡impresionante! o ¡colosal! la actuación de Ana Peleteiro, una atleta que llevamos siguiendo su evolución desde hace ya un tiempo. Ana tiene tan solo 16 años, por lo que aún está en categoría juvenil y ha competido en este mundial júnior contra atletas mayores que ella. Sin embargo su actuación ha sido realmente espectacular, batiendo hasta tres veces su propia marca, con 13’64m – 13’96m – 14’17m – 13’80m y los dos últimos saltos nulos. Con esos 14’17m ha batido simultáneamente los récords de España juvenil, júnior y promesa, además de la mejor marca absoluta del año y tercera de todos los tiempos, aunque según normativa de la RFEA sólo se refleja el récord de su edad (juvenil). Incluso la marca lograda por Peleteiro es mínima para los Juegos Olímpicos y superior a la de la atleta que nos representará (Patricia Sarrapio), pero está lograda fuera de plazo.

Esta gallega de Riveira (A Coruña) está entrenada por Abelardo Moure y lleva dos años dedicándose al triple salto. Desde entonces no ha dejado de progresar a pasos agigantados, ya que prácticamente cada vez que compite mejora su marca. Su mejor registro antes del campeonato era de este mismo mes, con 13’63m, que mejoró en las eliminatorias y pulverizó en la final

Ana es, con tan solo 16 años, una de las grandes promesas del atletismo español, apuntando a llegar muy alto (o más bien… muy lejos). A priori aún tiene muchísimo margen de mejora, ya que sus 16 años son muy reales, es decir, no tiene un desarrollo biológico superior a su edad, y está muy bien llevada por su entrenador. Esperamos que no haya ningún estancamiento y siga progresando como atleta, teniendo en cuenta que su especialidad es muy complicada debido al alto riesgo de lesión, pero su morfología y su gran técnica nos hacen presagiar un gran futuro.

Aunque el nivel general del atletismo en España no es demasiado bueno, tradicionalmente nos hemos caracterizado por las apariciones más o menos “espóntaneas” de algunas figuras de primer nivel mundial que han ido “maquillando” ese bajo nivel, y muy posiblemente Ana Peleteiro llegue a ser una de ellas.

Hace unos años también seguíamos muy de cerca la progresión de otro gran atleta, Eusebio Cáceres, que estuvo a punto de proclamarse campeón del mundo júnior de decatlón (llegó a la última prueba en primera posición pero ahí perdió unos cuantos puntos y quedó finalmente 4º en una clasificación muy ajustada). También batió el récord del mundo júnior de heptalón y en el 2010 fue subcampeón mundial júnior de longitud. Sin embargo, y seguramente debido a ciertas presiones, dejó las pruebas combinadas para dedicarse en exclusiva al salto de longitud, lo que posiblemente pueda frenar su gran progresión como atleta. En las combinadas, Eusebio destacaba claramente en las pruebas que podríamos considerar como «de capacidades más innatas», mientras que en las que obtenía peores resultados son las que le permitían un mayor margen de mejora en el tiempo (lanzamientos y 1.500m). Seguramente en decatlón hubiese estado entre los mejores del mundo, pero en longitud… tengo mis dudas (espero equivocarme).

Por José Enrique Quiroga