Nombre: Omar González Sampedro

Lugar nacimiento: Oviedo (1974)

Profesión: Técnico de Triatlón en el Centro Gallego de Tecnificación Deportiva de Pontevedra (CGTD).

Currículum: Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Diplomado en Magisterio especialidad Educación Física. Técnico del CGTD desde la temporada 2002 hasta la actualidad. Entrenador de Javier Gómez Noya desde 2008.

Deportistas entrenados: Actualmente: Javier Gómez Noya, Jesús Gomar, Óscar Vicente, Marta Jiménez. Anteriormente: Aída Valiño, Saleta Castro, Melina Alonso, Manuel Piñeiro, Iván Cáceres…

Contacto: omardelfin@hotmail.com

 

 

Se te conoce principalmente por ser el entrenador de Javier Gómez Noya, pero antes de esto ¿cuál ha sido tu trayectoria?

Tras pasar por varios deportes durante mi juventud, a los 16 años comencé en el mundo de la natación, de ahí a las travesias y descubrí el mundo del triatlón allá por el año 90. Ya en el 91 debuté en mi primera competicion. Mis estudios y mi vida laboral siempre estuvieron vinculados al deporte. En el año 1999 comencé a colaborar con la Federacion Española a través del programa de tecnificación deportiva. Durante dos temporadas trabajé en Madrid en la Española, desplazándome a Pontevedra en la temporada 2003 hasta la actualidad.

 

¿Cómo se te presentó la propuesta de entrenar a Javi?

Javi y yo nos conocemos desde que él debutó en el mundo del triatlón, en Castropol 1998, ya que competimos juntos. Luego a través del mi trabajo  en la tecnificación tuve mucho contacto con él, fuimos a varios campeonatos juntos y ya desde mi llegada a Pontevedra compartimos mucho tiempo juntos, somos buenos amigos. En el 2008 decidió dar un cambio y estoy muy orgulloso de que hubiera pensado en mí

.

En esos momentos era campeón del mundo, por lo que entrenarle suponía un enorme reto, ¿cómo planteaste el trabajo con él?

Pues sí, así fue. Se presentaba un gran reto, era el actual campeon del mundo, pero a la vez le conocía muy bien y estaba convencido de que podíamos hacer muchas cosas juntos. El inicio del trabajo fue sencillo, estaba lesionado en el tendón de aquiles tras la disputa de los JJ.OO. de Pekín, por lo que comenzamos a trabajar por bloques. En primer lugar nos pusimos como objetivo mejorar sus marcas personales de 200 y 400 libres en natación (él siempre fue un buen nadador de 1500, pero el segmento de natacion en triatlón queda practicamente definido en los 400 primeros metros). Compaginamos un poco de trabajo de fuerza con algunos entrenamientos con los nadores del CGTD y en diciembre Javi realizó 1:54 en 200 libre y 3:56 en el 400, con un buen sabor de boca. Pero desafortunadamente el tendón de aquiles seguía dando problemas, por lo que realizamos un segundo bloque de desarrollo de ciclismo, haciendo unos volúmenes que no había realizado hasta el momento, con trabajo específco tras-moto y competiciones en la Copa de España, Vuelta a Galicia, Balenciaga, etc. Fue un gran aprendizaje. A partir de ese momento ya nos respetó el tendón y comenzamos a ser triatletas de nuevo.

 

¿Cuáles son las mayores cualidades de Javi?

Sin ninguna duda su mayor fortaleza es la mental, tiene muy buenas condiciones físicas pero mentalmente es estraordinariamente fuerte, y no me refiero al día de la competición, me refiero a los 365 dias de cada año. Cuando algo va bien lo minimiza, y cuando algo va mal lo minimiza y siempre tiene fuerzas para levantarse.

 

¿Qué margen de mejora tiene? ¿Cuáles son los puntos de su preparación sobre los que hay que incidir más?

Si hablamos por disciplinas, está claro que podría mejorar en cualquiera de ellas, no está muy trabajado y técnicamente es muy bueno. Pero nostros hablamos de triatlón, la natación la tiene controlada y luego el nivel de bici interfiere mucho con el de carrera a pie. Este año ha sido muy bueno, porque nos han respetado las lesiones y creo que esto se notará mucho de cara al año que viene.

 

¿Y tus otros triatletas? Háblanos un poco de ellos…

Pues Jesús Gomar, aún en categoría sub 23, ya es una realidad, acaba de proclamarse subcampeón de España de triatlón tras Javi, tiene un tremendo potencial. Al igual que Óscar Vicente, subcampeón del mundo de duatlón y también en categoria sub 23, con un pequeño handicap en el agua en el que estamos trabajando. El caso de Marta Jiménez es algo personal entre nosotros, tras ser tercera del mundo en 2004 en categoría júnior ha vuelto y estamos trabajando para llegar a dar lo mejor de sí misma.

 

A rasgos generales, ¿qué porcentaje de tiempo emplea un triatleta de élite en cada segmento?

Depende mucho del momento de la temporada en que nos encontremos. Durante el invierno pasamos mucho tiempo en la piscina y el gimnasio, ya en primavera es el momento de máximo volumen de trabajo (en horas), sobre todo debido al trabajo de ciclismo, y ya según se acerca el periodo competitivo la carrera pasa a tomar un papel más relevante. En porcentajes podríamos estar hablando de un 40% de tiempo para el ciclismo, un 30% para la carrera, un 20% para la natacion y un 10% para trabajo de fortalecimiento.

 

En el entrenamiento, aparte de nadar, pedalear y correr, ¿qué nivel de importancia das a los distintos componentes de la preparación auxiliar?

Muchísimo, y cada año que pasa más importancia. Con el paso del tiempo te das cuenta de que lo más importante es no lesionarte y poder tener continuidad en el entrenamiento. Son los pequeños detalles los que pueden marcar la diferencia. Siempre nos centramos en desarrollar un buen motor pero tan importante como eso es desarrollar un buen chasis que aguante el trabajo del motor.

 

¿Qué parámetros utilizas para controlar la carga de los entrenamientos?

Los habituales que puede utilizar todo el mundo, pulsómetro, medidor de portencia, pero siempre teniendo en cuenta que estamos hablando de una persona, que no somos máquinas. Nuestra principal diferencia respecto al resto de la gente es que nos gusta mucho escuchar al cuerpo, pasamos mucho tiempo juntos, controlo practicamente el 100% de las sesiones de entrenamiento y muchas veces variamos el entrenamiento en función de cómo se encuentre Javi.

 

¿Es bueno que un entrenador sea también deportista?

A mí me gusta saber qué sensaciones tiene el deportista ante un determinado entrenamiento, así me ayuda a entenderlo, a saber en qué momento se hace más importante hacer hincapié en determinados aspectos. Pero tanto o más importante es tener los conociemientos necesarios de fisiología y demás ciencias aplicadas al deporte.

¿Qué ha cambiado en el triatlón internacional en los últimos años?

Lo principal ha sido la evolucion deportiva, en los cinco últimos años ha habido una mejora del rendimiento espectacular, por encima de los límites que todos nos podíamos imaginar. El nivel de natación es muy alto, pero tanto en ciclismo y sobre todo en la carrera a pie la progresión ha sido increíble. Hemos tardado mucho en ver que un triatleta bajase de los 30′ en un 10.000 en un triatlón, pero ahora mismo hay más de 10 triatletas a nivel mundial capacitados para hacerlo.

 

¿Y en el nacional?

En el nacional yo destacaría el número de aficionados al triatlón, sobre todo para los que nos iniciamos hace más de 20 años nos resulta increíble hasta donde ha llegado este deporte, tanto en número de pruebas, de competidores, nivel organizativo, etc. Creo que será el deporte del futuro.