Eva Ledesma

 

 

 Nombre: Eva Ledesma Calvet

Fecha y lugar de nacimiento: 22 de septiembre de 1980 (Lleida)

Profesión: Triatleta

Distancia favorita: Triatlón Larga Distancia

Altura: 160cm    Peso: 47 kg

FCmáx: 192 ppm         FCmín: 45 ppm            VO2máx: 72 ml/kg/min

Palmarés: Entre otros, Campeona de España de triatlón olímpico 2009, 1ª en el Half Challenge Fuerteventura 2011, 1ª en el Half Challenge de Calella 2011, 4ª en el Campeonato de Europa de triatlón larga distancia 2010.

Entrenador: Ciro Tobar

Patrocinadores: Hed, Sailfish, Oakley, Powerbar, Powertap, Compressport, Zerod, Specialized, Ara Lleida

Web: www.evaledesma.com

 

 Sabemos que fuiste atleta, concretamente mediofondista, y además de muy buen nivel nacional. ¿Cómo fue aquella etapa?

Una etapa bonita, de dulces recuerdos, una época de aprendizaje muy importante que me hizo sacar lo mejor de mí. Tuve un entrenador que me enseñó a disfrutar del deporte, a saber que si algo quieres conseguir hay que trabajar y disfrutar, también me enseñó a conocer mi cuerpo, mis virtudes, mi tenacidad, mi templanza, en fin… todas mis caras.

 

¿Cómo conociste el triatlón? ¿Cómo llevaste el cambio de deporte?

Siempre hablo de esta historia y cada vez que hablo de ella me siento afortunada de haber tenido esa oportunidad al cambio, nunca pasan las cosas porque sí, ¿verdad? Las lesiones nos dan oportunidades y eso fue lo que a mí me pasó, supe ver un nuevo camino y no me dio miedo a cambiar y probar. Ahora soy triatleta, ¿y que te puedo contar? Pues que me ha costado horas y horas de agua, mucha paciencia, salidas lluviosas, ventosas, calurosas, pero siempre sabiendo que eso es lo que me hace  feliz.

 

Has tenido muchas lesiones en tu carrera deportiva, que a veces te han cortado tu progresión. ¿Eres una persona luchadora y optimista?

Las lesiones, un tema tabú y peligroso en nuestro mundo. A mí me han enseñado mucho, antes no encontraba ninguna cosa buena en tener que estar parada, al contrario, era un tormento. Es difícil mantener la calma e intentar estar bien, pero he aprendido a gestionar esos momentos, a no gastar energía preocupándome, aprovechar  el descanso porque cuando una esté ya recuperada tendrá muchas cosas que hacer y recuperar. Éste es un consejo que me dio mi amigo Antón Ruanova, que este año hemos sufrido una lesión parecida y los dos hemos estado charlando mucho en esos días y dándonos ánimos. También quisiera agradecerle desde aquí toda su ayuda en Zarautz, allí me rompí la clavícula y supo darme todo el apoyo que tanto necesitaba.

 

En el 2009 quedaste campeona de España de triatlón en distancia olímpica, ¿fue un sueño cumplido?

Hablando antes de las lesiones y de aprendizaje, ese fue un año así, de seis meses de molestias y de no poder correr a pie. Entonces ese triunfo fue especial, duro, con muchos recuerdos. En esta carrera estuvo mucha gente conmigo, entre ellos César Varela, entonces mi entrenador y mayor apoyo, que supo confiar en mí en todos los momentos, que muchos fueron de incertidumbre y de poca energía. Por eso esa victoria fue brillante y no creo que nunca pueda olvidar ese día y tampoco a mi gente.

 

¿Cuándo y por qué decidiste apartarte de la lucha por conseguir una plaza para los JJ.OO. y dedicarte a la media y larga distancia?

Viví unos años en Madrid, casi cuatro, luchando por un sueño, aquel que todo deportista pueda soñar, unos Juegos. Aprendí muchas cosas en esa etapa, de triatlón, de esfuerzo, de una nueva forma de ver las cosas…, y hubo un momento en el que creo que no me estaba compensando todo lo que hacía, todo lo que sacrificaba para lo que recibía. Tengo que reconocer que fue una frustración muy grande tener que abandonar un sueño, pero fui realista y creo que ese camino es un sueño muy difícil de cumplir, quizá el reglamento o la forma de clasificación para los Juegos Olímpicos no es la que más me ha convenido. Por eso ahora vivo el triatlón con un reconocimiento diferente, la lucha sigue, los objetivos son bonitos y mi pasión por este deporte sigue despierta.

La apuesta que hiciste te salió muy bien, desde entonces cuentas casi todas tus carreras por éxitos… El año 2010 te fue genial y en el 2011 continuaste una trayectoria impecable hasta que de nuevo la mala suerte se presentó con la caída en Zarautz. ¿Cómo fue?

La temporada 2011 estaba siendo brillante, estaba viviendo un momento dulce y claro. Pasé todo el invierno en Las Palmas buscando esos entrenos de calidad ya bien pronto, también el buen tiempo y fantástica compañía, lo que hizo que todo fuera saliendo bien. Y llegó el desastre en el mes de junio en Zarautz , una caída, una fractura de clavícula, golpes varios y algún rasguño, seis días esperando una operación y un mes de recuperación. Fueron unos días duros, más cuando ves que todo estaba saliendo perfecto ….

Quiero aprovechar para dar las gracias al Dr. David Capapé por su gran operación y ayuda. Todo salió perfecto y me animaba a que estuviera activa porque así me iba a recuperar rápido, y así fue.

 

Esto te hizo modificar la planificación del resto de temporada, aunque la recuperación fue bastante bien ¿no?

Han pasado ya cuatro meses y estoy ya totalmente recuperada, tengo pequeñas molestias en el hombro pero nada limitante. Todo este tiempo he ido haciendo las cosas bien y tranquilamente, me ha costado volver a sentirme como antes pero siento ahora que mi cuerpo y sobre todo mi cabeza tiene ganas de triatlón esta temporada. Han sido tres las carreras que ya he corrido después de la caída, el Europeo de Larga (una quinta posición con la que no me quedé muy contenta, sentí falta de ritmo), el Desafío de Doñana (donde la mala suerte de un pinchazo en el km 35 me hizo quedarme en tierra de nadie) y Sailfish half Berga (donde ya las cosas parecieron funcionar y pude disfrutar de una victoria muy alentadora).

Ahora quiero alargar un poco la temporada y este mes de octubre correré el Ocean Lava en Lanzarote y veré si corro alguna carrera más en Noviembre.

 

Y para esta  temporada, ¿cuáles son los objetivos?

No nos hemos planteado nada aún, aunque sí es cierto que con mi entrenador Ciro estamos tanteando cositas interesantes, como movernos más en circuitos internacionales, veremos a final de año que decidimos.

 

¿Y para cuando tu debut en distancia ironman?

Creo que por ahora voy a disfrutar y rendir en las distancias 70.3, en las que me siento muy cómoda, conocedora de los ritmos. Además te permiten competir más ya que puedes recuperarte más rápido. El Ironman quizá tenga que esperar un poco.

 

Cuéntanos algún entrenamiento especialmente duro que hayas realizado…

De carrera a pie: 120’ con 12×5′ a ritmo de 3’55’-3’50″ el km. La idea es trabajar ritmos de competición para 30km y no estar reventada al día siguiente, que lo que toca es otra sesión de ciclismo: 300’ con 3×60′ a ritmo competición por terreno variado (toboganes) y recuperación de 40’ en aeróbico ligero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.