Si quieres pasar a zapatillas minimalistas, del mismo modo que es importante no pasarse de kilómetros a la hora de efectuar un cambio sustancial en la técnica de correr tampoco conviene cambiar las zapatillas de manera demasiado brusca. Existen varias propuestas que nos pueden servir como  zapatillas de transición.

 

 Saucony Kinvara 2

 
Se trata de una zapatilla “voladora”, tal como hemos denominado siempre a las diseñadas para competir. Se caracteriza por ser muy ligera (poco más de 200 g), flexible, con poca altura de la mediasuela y muy poco drop (altura del talón), lo que la hace ser muy buena opción para los que no se atreven con modelos minimalistas. Permiten correr bien de metatarso o de planta, con gran sensación de ligereza y suavidad en la pisada.

Las probamos por primera vez después de llevar un mes corriendo exclusivamente descalzo sobre cinta (muy progresivamente). El problema es que con la adaptación a la carrera descalzo, las malas sensaciones vinieron del poco espacio para los dedos, así que en la segunda sesión le quitamos las plantillas (¡mucho mejor!). Sin embargo, si a lo que estás acostumbrado es a las típicas zapatillas muy amortiguadas, las sensaciones que tendrás serán completamente diferentes: libertad y ligereza.

                                                                                    

Saucony Hattori

 Ofrece sensaciones muy similares a las de correr descalzo, con total libertad, pero con protección. Su construcción es realmente minimalista, es como un escarpín (o incluso como un calcetín con suela), con velcro para ajustarla. Cero drop (al menos no se nota) y muy muy ligeras (120g), súper flexibles, mínima amortiguación. Con suficiente espacio para los dedos. No llevan capa de suela, sino que es la misma mediasuela con un taqueado para mejorar la tracción (en las zonas de la planta del pie donde hay mayor sensibilidad, llevan unas inserciones más duras para así sentir mejor y más natural la pisada).
Podríamos considerar a las Hattori como puramente minimalistas sino fuera porque la capa de mediasuela es blanda, lo que proporciona una sensación de carrera muy suave. La primera vez que las probamos fue al día siguiente de las Kinvara (sin haber corrido entre medias descalzo), y esa ligerísima amortiguación y propulsión de metatarso  hacían sentirse muy ligero. Tened en cuenta que para correr con ellas es necesario un periodo más o menos largo de adaptación, hay que hacerlo muy progresivamente. 

 


New Balance Minimus MR00RB

 Las Minimus constituyen la apuesta de New Balance por un calzado de corte minimalista, con una horma que se adapta muy bien al pie, sin comprimirlo, dejando mucho espacio para los dedos. El concepto es el de dejar lo primordial e indispensable que debe tener una zapatilla para que el pie trabaje de una forma natural, eliminando lo demás. El drop es mínimo, tan sólo 4mm, el espacio para el pie en la zona delantera es suficiente como para poder amoldarse en cada pisada y la altura respecto al suelo también está minimizada, para sentirlo mejor. Las zapatillas que pudimos probar no fueron éstas exactamente, sino el modelo anterior, con más altura de mediasuela y mayor peso, que consideramos una buena opción como zapatilla de transición; pero la actual versión está muy mejorada, con tan sólo 1,3 cm de altura, 180g, mayor flexibilidad y una suela vibram de mayor agarre. También quiero destacar la suavidad de su interior, ideal para correr sin calcetines. Hay también un modelo especial para trail.

Nike Free 3.0

 


Las Nike Free 3.0 te hacen sentir que calzas un guante más que una zapatilla. Un concepto general muy similar a las antiguas Nike Huarache, muy mejorado por varios aspectos: la libertad de no tener costuras, los cordones con una disposición que añade aún más sujeción al sistema de guante, la mejora del sistema de agarre del talón, que las Huarache podían lastimar el tendón de Aquiles, y lo más destacado, la suela. Ésta tiene total libertad para ser flexionada, pues se divide en cuadrados independientes de modo que la sensación es de total sensibilidad del pie y con ello de libertad para producir un apoyo u otro. Unas zapatillas de entrenamiento muy logradas y cómodas, en la senda de permitir más sensaciones en el apoyo.